Boicot al plástico es también boicot a las bolsas del corredor plásticas.

Sí, la gran mayoría de las bolsas del corredor también son de plástico. Ya sea de la manera más evidente o de apariencia más trabajada, pero las bolsas del corredor que estamos acostumbrados y acostumbradas a recibir, están compuestas de plástico, aunque lleven asas y puedas colgártelas a la espalda como una mochila.

Si estamos eliminando las bolsas de plástico en supermercados y tiendas, ¿Por qué no las eliminamos también de las pruebas deportivas?

Que alce la mano (y por favor nos diga el nombre de la prueba para nuestro calendario de carreras que aplican buenas prácticas), la persona que ha recibido en alguna ocasión una bolsa del corredor fabricada en material sostenible. Nuestra experiencia por poco supera la decena de pruebas que aplican esta buena práctica. Ya no vale con eso de que la bolsa del corredor se puede reutilizar, todos sabemos que la calidad con la que se fabrican es muy baja, y que por esa regla de tres, las botellas de plástico también pueden reutilizarse, y las pajitas, los vasos…pero para fabricar este tipo de bolsas del corredor, se emplean materiales nada sostenibles, en procesos de producción que lo son menos aún y empleando recursos contaminantes. Llevar a la espalda las bolsas del corredor que recogemos junto a nuestros dorsales, equivale a llevar a la espalda botellas de plástico, tuberías o hilo de pescar. Estamos seguras que la gran mayoría de estas bolsas no se han fabricado con fibras recicladas.

¡Abajo el poliéster de las bolsas del corredor es decir también #BoicotAlPlástico!

De producción realmente barata, el poliéster se emplea en gran parte por el bajo coste que supone su comercialización y el gran margen de beneficios que permite, pero el poliéster está en gran parte presente en otros productos como botellas de plástico, hilos de pescar, cañerías o pinturas. Descubierto en 1914, es una resina plástica subproducto del petróleo. La variante más conocida del poliéster es el PET que es el resultado de polimerizar componentes para obtener fibras y crear telas.

Crear poliéster implica un uso de grandes cantidades de petróleo, microplásticos que no son biodegradables y que contaminan océanos y tierras. Según un artículo publicado en Forbes – que cita un estudio de World Resources Institute- el poliéster de textiles generó solo en 2015 1.5 trillones de libras cúbicas de gases de invernadero. De seguir a este ritmo las cantidades proyectadas, para el año 2025 se estima que la producción se triplique a 99.8 millones de toneladas.

¿Las alternativas?

    • Algodón orgánico
  • Bambú
  • Lino
  • Tencel
  • Tejidos reciclados

¿Un paso más allá?

Ofrecer a corredores la  posibilidad de beneficiarse de descuentos en la compra de su dorsal al acudir a la recogida de dorsales con su propia bolsa del corredor.

¿Quieres más opciones? ¡Hablamos!

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad